Te vas…

Y cual si fueras agua siento que te me resbalas de mis manos. Te me escurres entre los dedos a medida que avanzan confiadas las manecillas y yo siento como el aire se escapa de mi cuerpo junto contigo. Se oscurece el mundo que avanza inexorable mientras yo me mantengo estática, sintiendo mi piel erizarse por la sensación de pérdida y el silencio me consume.

Te has ido.

Aun no lo has dicho pero ya lo sé. Has abandonado el barco y echado a nadar lejos. Y yo sigo aquí, con una estrella en las manos a modo de regalo y sin poder decirte que te amo. No puedo hacer nada. Mi cuerpo está en una especie de parálisis total que ni siquiera me permite gritarte que sigo aquí, aunque tampoco sé si tendría sentido. Una vez que has marchado no tiene sentido preguntarse por qué o reclamar un tal vez.

Te has ido. Lo sé. Siento, más con los poros que lo que realmente puedo ver, que te alejas para no volver. Y el mundo finalmente se detiene. Ya nada tiene sentido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s